La policía de Berkeley hace cumplir el toque de queda de Halloween de 1922 después de las bromas

Hace un siglo, Halloween fue recibido en Berkeley con un toque de queda para los jóvenes mientras la policía de Berkeley se esforzaba por evitar “bromas que violan las ordenanzas de la ciudad”, informó el Berkeley Daily Gazette la noche del 31 de octubre de 1922.

“Las bromas previas a Halloween (sic) comenzaron anoche y fueron tan graves que el jefe decidió evitar que volviera a ocurrir esta noche”, según la Gaceta, que también informó que “una pandilla de niños arrojó piedras a través de una ventana” a las 16:28. Belvedere St. y otros sinvergüenzas sacaron cajas de alarma contra incendios y pusieron obstáculos en las calles para que los autos los atropellaran. No se informaron bromas importantes de Halloween en el Gazette del 1 de noviembre de 1922, por lo que quizás el toque de queda tuvo éxito.

La mañana del 31 de octubre de 1922 ocurrió un percance municipal no planificado de Halloween, cuando el Concejo Municipal no pudo reunirse. Esto significó que los empleados de la ciudad no recibirían sus cheques de pago el 1 de noviembre, ya que el consejo debía aprobar la nómina mensual.

Dos concejales estaban en el sur de California, y el alcalde estaba confinado en casa con “un fuerte resfriado. Se ofreció a presidir el consejo por teléfono, pero el abogado de la ciudad, Lemuel D. Sanderson, dictaminó que esto sería una ‘votación en ausencia’. ”

Administrador de la ciudad: Un grupo de empresarios, funcionarios y líderes del “club de mejora” de Berkeley se reunió el 30 de octubre de 1922 para finalizar un plan para una iniciativa de votación para darle a Berkeley una forma de gobierno de administrador de la ciudad. Los “ciudadanos destacados” decidieron que debería haber un consejo de nueve miembros, incluido un alcalde elegido de forma independiente.

Después de la discusión, acordaron que el administrador de la ciudad no debería formar parte de la Junta de Educación y que, a pedido del bibliotecario de Berkeley, Carl Joeckel, el gobierno de la biblioteca debería estar bajo un consejo de administración independiente, no el administrador de la ciudad.

Salón finlandés: La organización Mujeres Movilizadas de Berkeley celebró su “Carnaval de las Naciones” anual en el Danish Hall de la calle 10 en la primera semana de noviembre de 1922.

“Mujeres representantes de la ciudad con trajes típicos presidirán las casetas, donde se podrá adquirir una grata variedad de artículos, útiles y de fantasía, flores, muñecas y juguetes y alimentos”, informó la Gaceta.

Se informó que más de 1.000 mujeres locales participaron en el evento. Los puestos representaban a China, Japón, India, Persia, Siam, Escandinavia, España, Egipto, Birmania y América, cada uno de los cuales vendía su propia variedad de alimentos o productos. “El stand birmano será un ‘elefante blanco’ con la Sra. Bernard Maybeck a cargo”.

El evento incluiría cenas italianas servidas en dos noches. “Números de vodevil y baile intercalarán el programa tanto por la tarde como por la noche. ‘Niobe’, una deliciosa comedia será presentada el viernes por la noche por el talento dramático del club Codornices… (y) el sábado por la noche el Carnaval cerrará con un baile internacional”.

Esposo procesado: “James T. Williams, un esposo y padre de 19 años, fue procesado ante el juez Robert Edgar esta mañana por el cargo de no mantener a su esposa de 17 años y su hijo de 5 meses, Richard”. The Gazette informó el 26 de octubre de 1922.

“Sra. Esther Williams, de 1639 Addison Street, la esposa, juró la orden. Ella dice que los gastos de hospital relacionados con la llegada de su bebé fueron sufragados por su hermano, un repartidor de periódicos lisiado que tenía un puesto frente al Banco Comercial y de Ahorros de Berkeley cuando su esposo se negó a pagarlos. La Sra. Williams afirma que su esposo dijo que pasaría el resto de su vida en la cárcel antes de contribuir con un centavo para el sustento de su familia”.

El juez Edgar lo envió a la cárcel con una fianza de $1,000, en espera de juicio.

Total de votantes: Berkeley tenía un récord de 33.027 votantes registrados para las elecciones generales de noviembre, informó el Gazette el 26 de octubre de 1922. Eso fue unos 2.500 más que el número de votantes registrados para las elecciones presidenciales de 1920.

Steven Finacom, nativo del Área de la Bahía e historiador de la comunidad de Berkeley, tiene los derechos de autor de esta columna.

Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *