Ministro español acusa a los jueces de ‘machismo’ en la aplicación de la ley de delitos sexuales | España


Las asociaciones de magistrados de España y el principal partido de la oposición han pedido la dimisión de la ministra de Igualdad después de que acusara a los jueces de “machismo” por reducir las penas de prisión bajo un nuevo Ley destinada a endurecer las penas por delitos sexuales.

La legislación, popularmente conocida como la ley de “solo sí significa sí”, convirtió el consentimiento sexual, o la falta de él, en un determinante clave en los casos de agresión y revisó el rango de penas de prisión mínimas y máximas potenciales, sin darse cuenta haciendo posible que algunos condenados personas a que se les reduzcan las sentencias en apelación.

La ley entró en vigor el mes pasado y ahora uno de los proyectos emblemáticos de la ministra de Igualdad, Irene Montero, amenaza con resultar políticamente perjudicial.

Irene Montero habla con los periodistas
Las revelaciones de las sentencias reducidas en al menos 15 casos indignaron a la ministra de Igualdad de España, Irene Montero. Fotografía: Marta Fernández/AP

Las revelaciones esta semana de las sentencias reducidas en al menos 15 casos indignaron a Montero y a los partidarios de la ley, quienes argumentaron que los jueces españoles necesitaban más capacitación para superar los prejuicios de género arraigados. Acusó a algunos jueces de no obedecer la ley y agregó que la ONU había dicho que el sexismo sistémico podría llevar a los juristas a malinterpretar las leyes.

“El problema es que tenemos jueces que no respetan la ley”, dijo, argumentando que los estereotipos sexistas impiden que algunos jueces vean la violencia de género como el delito que es. Los jueces que redujeron las sentencias por delitos sexuales argumentan que estaban obligados a fallar a favor de los acusados ​​si las leyes bajo las cuales fueron condenados originalmente cambiaron las posibles sanciones.

En un caso, un tribunal de Madrid rebajó recientemente la sentencia de un hombre condenado por abusar sexualmente de su hijastra de 13 años de ocho a seis años. En otro, un tribunal del sur de Granada quitó dos años de una sentencia de 13 años dictada a un hombre que amenazó a su ex esposa con un cuchillo y la violó.

Los partidos de oposición y los grupos de magistrados se enfurecieron por los comentarios de Montero y culparon al gobierno de izquierda por aprobar una ley mal redactada. Dos grupos de magistrados y el conservador Partido Popular pidieron la dimisión de Montero.

Ángeles Carmona, miembro del consejo general del poder judicial de España y presidenta de la agencia gubernamental que se ocupa de la violencia de género y doméstica, dijo que más de la mitad de los jueces de España eran mujeres y que todos debían recibir capacitación especial en violencia de género.

Carmona dijo que su agencia había advertido a los legisladores sobre fallas en la redacción de la legislación sobre consentimiento sexual y que las críticas de Montero a los jueces corrían el riesgo de socavar la confianza de las mujeres en el sistema de justicia.

“Ya habíamos lanzado una advertencia en nuestro informe de que podía ocurrir lo que está pasando”, dijo Carmona. “[But] el sistema de justicia no es sexista; no es parte del patriarcado. Los jueces están aplicando la ley de manera impecable”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo un llamamiento a la calma e instó al poder judicial a llegar a un consenso sobre cómo se tramitan los recursos de este tipo.

La legislación sobre violencia de género se elaboró ​​como respuesta al revuelo desatado por un caso de violación en grupo durante las fiestas taurinas de San Fermín de 2016 en Pamplona.

Inicialmente, las cinco personas acusadas fueron declaradas culpables de abuso sexual pero no de violación, ya que se consideró que la víctima no se opuso a la agresión. Las sentencias provocaron protestas generalizadas. Posteriormente, el tribunal supremo de España anuló los tribunales inferiores y condenó a los cinco a 15 años de prisión por violación. Un abogado de uno de los cinco ahora dice que planea buscar una reducción en la sentencia de su cliente.

Montero es miembro de la extrema izquierda Unidas Podemos (Unidas Podemos), que está en un gobierno de coalición con los socialistas de Sánchez. La coalición está luchando por permanecer unida hasta las elecciones generales de España el próximo año.

Algunos funcionarios del gobierno han recomendado revisar la ley de consentimiento sexual, una idea a la que Montero se opone.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *