Jueces españoles bloquean proyecto de ley que afectaría a su propio tribunal | España


Los jueces conservadores del Tribunal Constitucional de España han dado el paso sin precedentes de suspender la aprobación de una legislación que revisaría la forma en que se hacen los nombramientos para el tribunal.

La semana pasada, el gobierno de coalición liderado por los socialistas logró que el congreso, la cámara baja del parlamento español, modificara el código penal. La propuesta clave era cambiar la forma en que trabaja el órgano rector del poder judicial, el Consejo General de la Magistratura, para romper un estancamiento de larga data sobre nuevos nombramientos en el Tribunal Constitucional, donde los jueces conservadores actualmente tienen una mayoría.

Otras medidas del proyecto de ley, que ha sido criticado por los partidos de la oposición como otro soborno al ala moderada del movimiento independentista catalán, del que depende el apoyo parlamentario del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, incluyen la abolición del delito de sedición y la reducción de la Sanciones para quienes hagan mal uso de los fondos públicos pero no lo hagan en beneficio propio. Ambos delitos se utilizaron para enjuiciar y encarcelar a nueve de los líderes independentistas catalanes detrás del intento fallido de 2017 para separarse de España.

Los cambios podrían significar penas más bajas para los políticos catalanes que huyeron al extranjero después del referéndum de independencia unilateral, y un regreso antes de lo previsto a la política de primera línea para aquellos a quienes se les prohibió ocupar cargos públicos después de ser condenados.

El conservador Partido Popular (PP), que argumenta que los cambios judiciales son inconstitucionales, presentó una impugnación ante el Tribunal Constitucional la semana pasada pidiendo a los jueces que congelen la aprobación de la legislación antes de que llegue al Senado este jueves.

Tras una larga reunión el lunes, el juzgado aceptó la impugnación del PP y ordenó la suspensión de la legislación. La medida fue aprobada después de que los seis jueces conservadores de la corte superaran en votación a los cinco progresistas.

El gobierno dijo que si bien no aprobaba las vías políticas y judiciales utilizadas para detener la votación del Senado, obedecería la decisión de la corte. Describió la medida como un desafío a la constitución de 1978 que ayudó a España a regresar a la democracia después de la muerte del general Franco, y acusó al PP de maniobras políticas cínicas.

“El Tribunal Constitucional ha detenido la actividad legislativa de los legítimos representantes del pueblo español”, dijo Félix Bolaños, ministro de Relaciones Parlamentarias, el lunes por la noche. “Y eso es algo que nunca ha sucedido en los últimos 44 años; algo que nunca ha sucedido en ningún país europeo vecino, y algo que tiene un efecto fundamental en la separación de poderes”.

Bolaños señaló que algunos de los jueces de la Corte Constitucional habían usado sus votos para bloquear las medidas, “decidiendo así su propio futuro”. También acusó al PP de tratar de controlar el parlamento y agregó que, si bien la última medida no tenía precedentes, no era la primera vez que el partido recurría a desafíos legales.

“Muchos españoles nos hemos preguntado cuáles son las verdaderas razones por las que el principal partido de la oposición mantiene el estancamiento en lo que respecta al Poder Judicial y al Tribunal Constitucional. Todos teníamos nuestras ideas, pero lo que sucedió hoy ha arrojado una nueva respuesta. Mediante el uso de sus recursos judiciales, el PP quiere controlar el parlamento esté o no en el poder; quiere decidir qué pasa y qué no”.

Ione Belarra, líder de Podemos, el partido de coalición juvenil, dijo que la derecha española había cruzado la línea. “La derecha política, mediática y judicial está dando un golpe sin precedentes contra la democracia”, dijo. “Ahora depende de nosotros demostrar que somos más demócratas”.

El PP, sin embargo, insistió en que sólo había estado defendiendo el orden constitucional. “Hoy nuestra democracia ha salido fortalecida”, dijo el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo. “En el estado de derecho, todos los poderes están sujetos a la ley. Ante todo el ruido y la presión, seguiremos defendiendo a España y sus instituciones sin miedo ni favoritismo y con razón y moderación”.

Ander Gil, el presidente socialista del Senado, confirmó que la Cámara Alta respetará la decisión del tribunal, pero dijo que se examinarán las formas de “preservar la autonomía parlamentaria” una vez que se establezca el alcance de la sentencia.

España tiene previsto celebrar elecciones generales a finales del próximo año. Las encuestas sugieren que en la actualidad el PP ganaría la mayoría de los escaños, pero tendría que contar con el apoyo del partido de extrema derecha Vox para formar gobierno.

Sánchez argumenta que las controvertidas medidas sobre sedición y malversación de fondos públicos son necesarias para ayudar a recuperar la “convivencia” en Cataluña después de años de enconadas tensiones, mientras que Feijóo sostiene que las propuestas están destinadas únicamente a mantener a los socialistas en el poder.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *